Desde mi ventana.

amor

Desde mi ventana.

En un estudio realizado cuidadosamente nos dimos cuenta de que hoy en día las personas  lo que más buscan para sentirse mejor mentalmente es un poco de compresión y entendimiento en sus problemas, pero no precisamente desde el dolor, sino más bien desde el amor.

Te dedicamos este Blog a ti persona que se siente identificado con esto porque en Libremente, escuela internacional de la mente sanamos desde el amor.

El amor es nuestro lema, es nuestra identidad, es lo que nos apoya a ayudarte y para nosotros es la base del sentido de la vida.

A veces tenemos periodos muy largos de profunda tristeza y no conocemos el porqué, entonces nos preguntamos ¿si es normal esto o no? Definitivamente, la respuesta es no.

Podemos estar al frente de enfermedades muy graves como la ansiedad o incluso la depresión.

En la medicina tradicional es normal utilizar fármacos  que  te ayudan con la depresión y la ansiedad, la pregunta real es:

¿Son efectivos o no? Aunque no lo creas, esto depende mucho de ti, de tu mente, de tus pensamientos, de tu sentir.

El cerebro tiene un poder increíble y activar los pensamientos positivos es sin lugar a dudas la clave del éxito.

Ahora bien, hablemos en profundidad sobre el poder de tu cerebro.

El poder del cerebro nos muestra quiénes somos, qué hacemos y cómo sentimos.

Las investigaciones realizadas por expertos  revelan que durante la madurez es  cuando nos puede acechar más el estrés y la depresión.

Hablando de esto, ¿qué les parece si tocamos  un poco el tema de la depresión?   

¿Qué es la depresión y sus síntomas?

La depresión es un trastorno mental caracterizado fundamentalmente por un bajo estado de ánimo y sentimientos de tristeza, asociados a alteraciones del comportamiento, del grado de actividad y del pensamiento.

Podemos convivir en nuestro entorno con personas que padecen esta enfermedad y la pregunta más frecuente es entonces: ¿cómo tratar a personas con depresión? te damos 5 tips de personas que ya han pasado por esta situación

  1. No quieras cambiar tu forma de ser ni «arreglarlo» 
  2. Compañía y apoyo. 
  3. Tómate en serio a la persona y la enfermedad. 
  4. No nos digas «no estés triste»
  5. No seas condescendiente.

Esperamos que te sea de mucho provecho este blog y que tú también  logres ver desde tu ventana a tu círculo social, hagamos cambios reales desde nosotros mismo y ayudemos a las demás personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.